miércoles, 24 de enero de 2007

Esta boca mia...


Catorce dias sin correrme...
Esta boca me pierde y, como no era para menos, estoy castigado... Mi Ama sabe que es la mejor forma de disciplinarme, y es lo que hace. Y no solo eso, me ha amenzado con humillarme si sigo en mi empeño de tener una boquita tan floja. Y lo que mas me jode, es que como me conoce tan bien, sabe que hacer que me corra en su mano, para despues obligarme a comermelo (como hemos leido en algun texto...), no seria castigo. Muy al contrario, me advierte que me mandará a una esquina del baño, donde tendré que masturbarme deprisa y sin hacer ruido, sin que ella ni tan siquiera me mire, asearme y volver a la cama... Bueno, creo que voy aprendiendo a tenerle el respeto y obediencia que se merece como mi Dueña y, me alegra ver que ya se siente totalmente comoda con su, anteriormente escondida, condición de Mujer Dominante.
Hoy se me acaba el castigo, pero se que solo será su voluntad la que me premie. Tal vez no hoy, ni mañana, pero hasta entonces (y después) me comportaré como el mejor de los esclavos.

1 comentario:

txispi dijo...

Tienes suerte de tener una Dueña que te mantenga tan largo tiempo excitado, aunque sea negándote la eyaculación. Este es un castigo muy placentero para un esclavo. Lo malo sería que te obligara a masturbarte corriendo y sin placer y que inmediatamente, sin que pudieras sentir excitación alguna, te exigiera que la complacieras hasta saciarse Ella de orgasmos. Disfruta, pues, de tu excitación.